07 febrero 2011

La araña roja "Tetranychus urticae"


La foto pertenece a Biobest.
  Características
La araña roja (Tetranychus urticae) es un ácaro con cuatro patas, un abdomen y cabeza. Su tamaño es de 0.5 mm aproximadamente y tiene una característica peculiar en cuanto a su color, es verde claro con dos manchas negras en los meses de verano y naranja sin manchas en los meses de otoño e invierno. En definitiva, en sus distintas fases de desarrollo presenta distinto colorido como blanquecino, amarillento, rojo-pardo y verdoso, dependiendo también del cultivo que se hospede o de la época del año.
Reproducción
Para su reproducción se deben alcanzar unas condiciones climáticas favorables de 40 a 55 % de humedad relativa y buena incidencia de luz. Se reproduce por huevos. Los huevos son de forma oval y de color amarillento o rojizo, que se encuentran en el envés de la hoja. Una vez nacida la araña, que ya posee seis patas, pasa por tres estados hasta llegar al de adulto. Si la temperatura es elevada y el ambiente seco, la multiplicación de la araña roja se incrementa cada vez más.
Daños
Es el parásito que más diversidad de hospedaje llega a tener. Se adapta a casi todo tipo de plantas, por tanto, se encuentra en todos los cultivos hortícolas. La araña roja se instala en el envés de la hoja alimentándose del jugo celular de la capa superficial de la misma,  apareciendo de inmediato unas manchas claras sobre el haz y envés de la hoja, que en definitiva hace que la hoja se torne completamente amarilla, excepto los nervios, se seque y muera. Estos daños son irreversibles. La araña roja es muy resistente y por consiguiente difícil de combatir, debido a que existen tres hembras por macho originando una elevada reproducción. Son muy resistentes mutando con facilidad de una generación a otra. (Aparicio, V. et  al 1995).